Tipos de licencia para el sector musical

Tipos de licencia para el sector musical

En el mundo digital, dependiendo del lugar según página, servicio, librería, etc., puede que se indique claramente a qué tipo de licencia se refiere la obra en concreto. El autor/a puede haber decidido ofrecer su trabajo bajo licencias diferentes, ya sea copyleft, creative commons o similar. En general, la música que se distribuye de esta forma suele presentarse detallando este tipo de condiciones de antemano.

En otras ocasiones, cuando se trata de música preexistente que no forma parte de ningún catálogo y no podemos consultar las condiciones de la licencia, la situación se complica. Normalmente es posible ponerse en contacto con la entidad gestora o con el mismo autor para conseguir una información específica con el objetivo final de conseguir el permiso y la licencia necesaria para la utilización de la pieza, siempre a cambio de una compensación económica.

No es lo mismo utilizar un tema para interpretarlo en directo con un grupo de música en una fiesta, que hacer la misma versión o un cover para incluirlo en un CD. En cada caso se requieren permisos y licencias diferentes, incluso muchas veces puede ser necesario combinar varias de ellas.

Entre los diferentes tipos de licencia podemos distinguir:

  • Licencia de sincronización. La licencia para los productores audiovisuales ya que es imprescindible para la inclusión de una música en una producción audiovisual, sea cual sea el formato del vídeo. No es posible incluir ninguna música protegida en un vídeo sin esta licencia. Si se trata de una versión propia de un tema musical preexistente, sería necesaria una licencia de reproducción mecánica para poder realizar la grabación, mientras que si se trata de una grabación existente hecha por terceros, se requeriría además una licencia máster.
  • Licencia de reproducción mecánica. Esta licencia otorga derechos de reproducir y distribuir composiciones musicales que están protegidas bajo la Ley de Derechos de Autor al público para un uso exclusivamente privado. Es necesaria para grabar nuestra propia versión de un tema de otro autor, pero también para exportar nuestro vídeo a un formato físico o digital.
  • Licencia máster. Son requeridas para la reproducción y/o distribución de material grabado previamente por otros artistas. Generalmente son otorgados por los sellos discográficos que realizaron la grabación. Cabe señalar que aunque una obra sea de dominio púbico puede no serlo su grabación cuyos derechos ostentarán los intérpretes o la discográfica que corresponda en cada caso.
  • Licencia de comunicación pública. Como su propio nombre indica será necesaria para la interpretación pública de un tema o si se pretende que éste sea proyectado públicamente, ya sea en un lugar físico o por la red.
  • Licencia de impresión. Será requerida siempre que se quiera escribir, arreglar, imprimir, vender u ofrecer la partitura o letra de otro. También si se desea incluir parte de la letra de una canción como subtítulos en un vídeo o incluirla en un libreto de un CD o DVD que la contenga.